LOS PLACERES Y DISPLACERES DE LA INFIDELIDAD.

Por lo general, cuando se habla de la infidelidad se hace en términos del sufrimiento que le puede llegara a provocar a la persona que resulta víctima pero poco se mencionan los placeres que experimentan las personas infieles.


Se tiene la creencia que el infiel lo es debido a la decepción que la persona pueda experimentar al no cumplirse la expectativa que tenía de la relación de pareja y ante la resistencia a perder lo invertido —-tiempo, dinero, propiedades compartidas, amistades, hijos—-, decide establecer una relación extra-marital.


Esta causa es muy común, sin embargo existen otras que están mas en relación con el narcisismo y el placer que provoca la satisfacción del ego.


Una de ellas es el disfrute de sentirse atraído por alguien más que no sea la pareja formal y el lograr conquistar y ser conquistado por esa otra persona u otras personas, igual que sucedía como cuando se estaba soltero o soltera, lo que genera una sensación de libertad para el disfrute.


Igualmente el goce al contar la aventura con el grupo de amigos o a la mejor amiga. También están aquellos a los que les provoca placer el estar haciendo algo prohibido.


El mayor disfrute se logra al formar un triángulo amoroso en donde la persona infiel va a excluir a alguien —a la pareja formal o a la informal—-, pero ella nunca va a ser la excluida en donde además encontrará un tipo de placer al experimentar la sensación de control en ambas relaciones.


Cuando la infidelidad concierne solo al aspecto sexual los placeres mencionados líneas arriba se pueden lograr, sin embargo; cuando los sentimientos entran en juego la situación se complica.


Si la persona infiel llega a enamorarse entonces el disfrute se convierte en sufrimiento porque al hacerse presente el amor, la persona tendrá que tomar desiciones sobre si continua o termina con la relación extra-marital.


Incluso la decisión se complica más porque quizás ya no sea solo el continuar o no con la relación extra-marital sino la conflictiva se centra en que si termina o no con la relación formal.


Es entonces que la infidelidad deja de ser placentera para convertirse en una situación conflictiva para el infiel.


En la infidelidad siempre va ha estar involucrado el aspecto narcisista tanto de la persona que se introduce en el mundo de la infidelidad como de aquella que resulta ser la engañada.



Para la persona infiel va a resultar un “alimento al ego” al involucrarse en más de una relación de pareja pero para la persona engañada va a resultar “un golpe al ego”, lo que puede desencadenar en un conflicto interminable de odios y frustraciones.


La decisión es personal: aventurarse o no en el mundo de la infidelidad con los placeres y displacerás que esta ofrece.

I

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2016 by Rojo, ideas & diseño.

Proudly created with Wix.com