CUANDO LOS HIJOS NO SE VAN. LA INDEPENDENCIA DE LOS JOVENES

Según reveló un estudio de Dada Room, la plataforma para compartir departamento en América Latina la edad promedio a la que los jóvenes mexicanos dejan la casa de sus padres es a los 28 años y en algunos casos se prolonga hasta los 32 y en otros nunca se van.

Pero¿cuáles son las dificultades que los jóvenes encuentran para poder alcanzar la independencia de los padres?

Diferentes autores establecen que la primera separación de la madre se da en el momento del nacimiento y desde entonces se van sucediendo una serie de separaciones de manera gradual entre padres e hijos, tales como cuando el niño empieza a caminar, la entrada a la escuela etc.

Pero si estas separaciones no son reconocidas e impulsadas por los padres, va a generar un concepto de la separación errónea en el hijo que posteriormente bloqueará la posibilidad de su independencia.

No es poco frecuente observar familias en donde a pesar que se encuentran conformadas por ambos cónyuges uno de ellos o ambos se sienten insatisfechos en su vida social o incluso en la conyugal, es entonces que se vuelcan en el hijo de quien esperan pueda compensar su sentimiento de fracaso y le brinde la alegría que no encuentran como pareja.

Es así que estos padres depositan en el hijo el sentido de su vida en donde el hijo asume que si se aleja del padre necesitado lo puede dejar en la más profunda tristeza y desamparo.

También es frecuente encontrar familias monoparentales como consecuencia de un divorcio, la muerte del cónyuge o por abandono y que el padre presente busque de forma concreta o inconscientemente inducir al hijo a asumir el rol del cónyuge ausente.

De esta manera, el hijo se convierte en la pareja del padre situación que con mayor frecuencia se presenta entre madre e hijo y en donde este se ve imposibilitado a alejarse de la madre quien lo viviría como un nuevo abandono.

Por lo mismo, la madre necesita saber cada paso que el hijo da y tratará de controlar la vida de éste para así tener la certeza de que él no la abandonará.

Estos adultos tendrían que darse cuenta que el sentido de su vida está en su cónyuge, o en la búsqueda de una nueva pareja, en los adultos de su misma edad, en su trabajo, en sus proyectos y no en el hijo o los hijos (Dolto en Mannoni,2003).

Para que los hijos logren la independencia y la autosuficiencia se requiere que los padres a lo largo del desarrollo de ésos, estimulen y reconozcan las separaciones que van teniendo, generando así en el hijo la seguridad necesaria para poder abandonar el nido.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2016 by Rojo, ideas & diseño.

Proudly created with Wix.com